martes, julio 08, 2008

Del Diario de Susan Sontag


La llegada del orgasmo ha cambiado mi vida. Estoy liberada, pero no hay que decirlo así. Más importante: me ha cerrado, ha cancelado posibilidades, ha logrado que las opciones sean claras y definidas. Ya no soy ilimitada, es decir, nada.
          La sexualidad es el paradigma. Antes mi sexualidad era horizontal, una línea infinita con posibles infinitas subdivisiones. Ahora es vertical; sube y se acaba, o nada.

···

El orgasmo concentra. Deseo escribir. La llegada del orgasmo no es la salvación sino, además, el nacimiento de mi ego. No puedo escribir hasta no encontrarlo. La única escritora que podría ser es la que se expone a sí misma... Escribir es gastarse, as apostarse. Pero hasta ahora no me ha gustado ni el eco de mi propio nombre. Para escribir me debe gustar mucho mi nombre. El escritor está enamorado de sí mismo... y crea sus libros a partir de ese encuentro y esa violencia.

2 comentarios:

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

... "se debe escribir con excitación, a toda prisa, hasta sentir calambres, de acuerdo con las leyes del orgasmo"... ya lo decia Jack Kerouac

El Iglú por Andrés García. dijo...

Me acuerdo del final de un ensayo de Sontag acerca de la Interpretación que dice algo así como: "No necesitamos una hermenéutica sino una erótica del arte"