lunes, enero 26, 2009

Andrés, he ahí a tu hermano



Al mencionar el nombre de Javier Calamaro viene a la mente de inmediato y casi en automático el nombre de su hermano Andrés y su historia en Abuelos de la Nada o Los Rodríguez. Y sin embargo, después de escuchar Villavicio, su disco editado en 2006, viene a la mente la idea de que, probablemente, el talento no está reñido con la genética.
         En Villavicio, Javier Calamaro hace una selección de tangos clásicos como "Yira Yira" (Aunque te quiebre la vida, /aunque te muerda un dolor, /no esperes nunca una ayuda, /ni una mano, ni un favor...) y "Yuyo Verde" (Ibamos perdidos de la mano,/ bajo un cielo de verano,/ soñando en vano...) y composiciones desgarradoras como "4 rosas y una vela" 0 "Granizo" (Afuera golpea el granizo y vos en este agujero/ te estás hundiendo en el río de la miseria mental/ Con el lama fría y tiesa revolviéndote los miedos /y el carajo en la cabeza... ¿Dónde te vas a escapar?).
         Pareciera que este disco es una respuesta a Tinta roja, el disco que Andrés publicó en el mismo año que este Villavicio. Son discos distintos. Les une esa manía por el tango, les separa el riesgo que Javier toma en la composición y Andrés en la interpretación. No se puede negar la grandeza de algunas de las letras de este género. Pensar por ejemplo en "La última curda": "¿no ves que vengo de un país/ que está de olvido, siempre gris,*/tras el alcohol?". O en esta hermosa canción de Calamaro, Javier, con la que abre su disco:

4 rosas y una vela
Nos tropezamos en la calle de los sueños rotos
donde el sol derrite el hielo de la gente
yirando entre esos tontos que condenan a los locos
te perdías, entregada a la corriente
Tu corazón suicida no encuentra la salida
y estas cansada de buscar
Te quiero aunque creas que no hay nada en qué creer
te quiero aunque estés loca de atar
Aunque ya no tengas nada que perder
no puedo imaginarme la vida si no estás
Si alguna vez volvemos a dormir
tal vez no vuelvas a sufrir
tal vez prefiera enterrar
el tiempo que vivimos sin soñar
Buscabas un consuelo aunque sólo sea un placebo
y en silencio me robaste un quitapenas
No puedo prometerte refugio para siempre
sólo tengo 4 rosas y una vela
Tú corazón suicida no encuentra la salida
y estas cansada de buscar...

2 comentarios:

Jolie dijo...

me quedo con tinta roja... aunque claro soy menos objetiva si no he escuchado a Andrés... apeidarse Calamaro debería ser garantía pero para mi lo que cuenta es un tango.

(por cierto hace mucho que no armo ninguno, ni bailo)

Gabo dijo...

bienvenida la recomendacion
nos abocaremos al hermano que conocía nomas del JUNTOS POR CHIAPAS, lo recuerdas? ahi Andrés hacía media veronica y javier no recuerdo cual