jueves, enero 08, 2009

Acerca del origen en el viaje


Fernando Pessoa es uno de mis poetas favoritos. Creo que "Tabaquería" es uno de los poemas que más han logrado conmoverme. Me acerqué a una faceta distinta del portugués al revisar Mensaje, el único texto que publicó en vida en 1934. Mensaje es una épica de la historia portuguesa. Es, al mismo tiempo, una enunciación de la esperanza. Para Pessoa la grandeza es posible, y el nacionalismo que rezuman los poemas contenidos en el libro son más que inspiradores. Hay una sensación que recorre tooodo el libro: la sensación del mar. Portugal, desde la óptica de Mensaje, es mar. Forjado en el mar, atado al mar, perdido en el mar. En el poema que más me gustó del libro, alude a Ulises. Al Ulises de la Odisea. Y lo relaciona con el origen del mito. Con el nacimiento de la posibilidad. Y la lección es muy clara: la memoria, el mito sobreviven; la realidad sólo es una ilusión.




Ulises


O mito é o nada que é tudo.
O mesmo sol que abre os céus
É um mito brilhante e mudo-
O corpo morto de Deus,
Vivo e desnudo.

Este, que aquí aportou,
Foi por nao ser existindo.
Sem existir nos bastou.
Por nao ter vindo foi vindo
E nos criou.

Assim a lenda se escorre
A entrar na realidade,
E a fecundá-la decorre.
Em baixo, a vida, metade
De nada, morre.

[Ulises

El mito es nada que es todo.
El mismo sol que abre el cielo
es mito brillante y mudo:
el cuerpo muerto de Dios,
vivo y desnudo.

Éste, que aquí arribó,
fue por no ser existiendo.
Sin existir nos bastó.
Por no venir fue viniendo
y nos creó.

Así mana la leyenda
entrando en la realidad.
Y a fecundarla transcurre.
La vida, abajo, mitad
de nada, muere.]
Fernando Pessoa, Mensaje, Buenos Aires, Emecé, 2004.

2 comentarios:

victor Jurado dijo...

Comparto su pasión con Fernando, en ciertamente el mito de la nada es como las imágenes que se mira y se olvida y nos atamos a unos cuantos fragmentos de vida hecha papel que los enunciamos como una mitología fallida en algunos casos particular y en muchos colectiva

Jolie: dijo...

La tradición añade entonces un comentario a la historia:
Se dice que Ulises es tan astuto, tan ladino, que incluso los dioses del destino son incapaces de penetrar en su fuero interno. Por más que esto sea inconcebible para la mente humana, tal vez ud. sabe del silencio de las sirenas y tan sólo representan maña farsa para ellas y para los dioses, en cierta manera a modo de escudo

aun con todo y sirenas el olvido y la memoria sobrevien en constante lucha y la ilusión son destellos de luz dentro de un tunel en tinieblas... es asi como enuncio a la esperanza.