miércoles, mayo 14, 2008

En la ciudad...



En la ciudad la noche es una.
Lenta la llovizna
(pausada cicatriz de cielo herido)
moja mis recuerdos y me encuentro,
en la amnesia del futuro malogrado,
una pizca de estrella desnudada.
Mariposas amarillas con las alas destrozadas
iluminan el polvo en esta tarde
en que muero de mí mismo sin quererlo.
"Sigue lloviendo" (Observa un ángel sacudiéndose las alas.)
Abajo, hombres y mujeres se entregan a la vida.
Y ríen.
De una de esas risas me sostengo,
me ato de manera irrenunciable.
Llueve.
Ríes.
Vivo.
Tu risa, es cierto,
(alguien lo ha dicho)
es como una voltereta.

2 comentarios:

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

sostenerse de algo ... es como afianzarse de la esperanza, a veces una noche obscura con lenta llovizna es la antesala de lo que nos espera...y de subito nos brinda una voltereta :)

Anónimo dijo...

¿Es tuyo el poema?
Gina