martes, junio 30, 2009

¿El eterno retorno?


El presidente Zelaya ha sido derrocado en Honduras. La oligarquía centroamericana, ésa heredera de los beneficios-perjuicios (depende desde dónde se vea) de la United Fruit, ésa controladora de los medios de comunicación, ésa relacionada con el narcotráfico, ésa a la que no le gusta para nada los cambios que el presidente había impulsado desde una visión más social que la que había prevalecido hasta este momento en Honduras, ésa que "convenció" a todo el Congreso para reconocer la "renuncia por motivos de salud mental" del ex-presidente, ésa que convocó la fuerza de los militares, ésa que apoyó el establecimiento de bases militares norteamericanas para el ataque al gobierno sandinista en Nicaragua durante los ochenta, ésa que se frotó las manos con la guerra del fútbol contra El Salvador, ésa que hoy asegura que el presidente puede volver como ciudadano y si no lo apoya Hugo Chávez. Ésa que revive, después de mucho tiempo, el fantasma de la represión masiva, de la tortura, de los desplazamientos, de la Mano Negra.
          Todo mundo afirma que es necesario que Zelaya retorne al poder. Hasta Obama, el demócrata number one. Nadie dice cómo. Ni Ortega, ni Castro, ni Chávez, ni Bachelet, vamos ni Uribe, (obvio ni Calderoncito). Mientras, la memoria de América Latina, parece confundirse con la jaqueca de las experiencias ya vividas. Si esto se consuma, es probable que tengamos una influenza golpista en la región. Ojalá no.
          Mientras, Ibargüengoitia sigue respirando:

El día siguiente será histórico para la República Arepana. Los hacendados, los comerciantes, los profesionales, los artesanos, y los criados de casa buena, entierran al Doctor Saldaña, y con el, sus esperanzas de moderación. Los campesinos, los Pescadores, los cargadores, los vendedores de fritangas, y los pordioseros, llegan a Palacio, con gran griterío y bailando la conga, y piden, cantando, que Belaunzarán acepte, por quinta vez, y en contra de lo previsto en la Constitución, la candidatura a la presidencia.
          Pero lo más importante pasa en la Cámara. La sesión se abre a las nueve, con asistencia total de los diez diputados, y con un minuto de silencio, en serial de duelo por la muerte del Candidato de la Oposición. A las diez y media, el Diputado Bonilla pide permiso, en nombre de los moderados, para retirarse y asistir al entierro del Doctor Saldaña. El Presidente de Debates concede el permiso, con la advertencia de que, como es costumbre en estos casos, el resto de la asamblea sigue teniendo poderes plenarios. Como los moderados son gente puntillosa que no se pierde un entierro, y como en el orden del día no hay más que asuntos sin interés, Bonilla, Paletón y el señor de la Cadena, de luto riguroso y caras largas, se retiran del foro. Cuando ellos están apenas abordando el automóvil que ha de conducirlos al entierro, el Diputado Borunda pide que, por causa de fuerza mayor, se cambie el orden del día y se pase a discutir el artículo 14, referente al régimen electoral. Se aprueba la petición, y a las once y cinco, cuando los moderados están llegando a casa del muerto, la Cámara aprueba, en pleno, por siete votos contra cero, la eliminación del párrafo que dice: "podrá permanecer en el poder durante cuatro periodos como máximo y no podrá reelegirse por quinta vez".

"Por un entierro", Maten al león, México, Joaquín Mortiz, v.e.

1 comentario:

Jolie dijo...

hay cosas que no entiendo y hay otras que con la mirada de lo real me hacen voltear, y es cuando aun no entiendas pides a gritos que esas cosas no se concreten mas de lo necesario puesto que en tiempos de apóstatas y mesias improvisados en medio de desencantos es sencillo sucumbir...

terminamos peor de engañados no es asi?


no se porque pienso aun mas en eso del voto nulo...

es peligroso.