miércoles, mayo 20, 2009

Fueguito


Me siento muerto. Podrido por dentro. Sin saber por qué. Simplemente me siento. Digo que es el estrés, el frío, la lluvia, la culpa. Me digo tantas cosas. Pero ninguno calma lo que siento. Ninguna razón me convence. Me duele un hombro, el derecho. Como si alguien hubiera clavado un cuchillo afilado en mi omóplato. El cuello adolorido, tieso, más que nunca presente. Me olvido de respirar y, de repente, tengo que tragar todo el aire del mundo. Pensarán: un suspiro. Pero es más que eso: un aspiro. Un aspirototote. Assssspiro. Y el aire se niega a salir de nuevo. Se queda adentro, se pasea por mis pulmones, da pasos lentos, arrastrados. Como quien mira los cuadros lindos de un museo. Y luego decide salir, de a poquito. Como después de un concierto, o una comida, o un beso. En esas ocasiones en que uno se quiere ir completo, pero tiene que salir despacio porque la mitad, o una parte, se ha quedado atorada, retrasada, observando. Me duele el alma. Si es que el alma es ese fueguito que arde entre la garganta y el pecho. Y que cuando uno está triste, dispara humo, cenizas, polvo.
          Estoy deprimido. Me siento solo, perdido, arrumbado. Como después de no hacer el amor.

6 comentarios:

pvot?.. dijo...

necesitas un viaje a japón
ya viste la peli las flores del cerezo

un abrazo ergar

Anónimo dijo...

es gripa

Dios dijo...

A veces eso pasa, cuando la lluvia enfría el cálido clima de días pasados, lo afortunado es que como el tiempo, el apachurrado estado de ánimo, también pasa... y mejor pasa con un fuerte abrazo, de esos en los que no se dice nada y transmiten todo, como el que te envío con una lluvia intensa de estos tiempos.

LaTalita dijo...

Habría que hacer una hoguera con todas esas cosas que bajan los ánimos y que sea tan grande y tan cálida que sustituya, aunque sea un rato al solecito éste que no se ha dejado sentir mucho estos días. Aunque creo que un abrazo, o si es posible, muchos de ellos, pueden cumplir la misma función. Así que igual va uno desde acá.

Jolie dijo...

... no tienes un curita de sobra?

Anónimo dijo...

Un dia me dijiste que la depresion era por la edad, ahora ya tengo mas edad y tambien mas depresion, ahora voy con una terapeuta para que me ayude con la depresion y tambien con la edad.

R