lunes, agosto 04, 2008

Presentimiento

La fantasía del déjà vu es una de las cuestiones que más me han llamado la atención a lo largo de mi vida. La sensación de vivir algo que ya se había presenciado o presentido (pre-sentido) es algo que, según yo ha sido recurrente en mi paso por este mundo. A pesar de que los psicólogos aseguran que esta situación no es más que una broma (mala broma) que nos juega nuestra mente, no deja de ser inquietante y representa una cuestión que, al no poderla explicar, se introduce en los terrenos de la intuición, la especulación y lo mágico.
          Le decía al Dr. Ciencia el día de ayer que últimamente he tenido una sensación de déjà vu constante. Como si muchas de las cosas que vivo en el día a día las hubiera experimentado en una visión o, más aún, en una experiencia total e idéntica a la que, de repente, me despierta esa sensación. Lo preocupante es que repentinamente me obsesionan cuestiones tan disparatadas como tener la seguridad (sin elementos racionales) de que voy a morir muy pronto. Y ese pensamiento se instala en mi mente sin que pueda explicarlo o hacerlo a un lado.
          Voy a explicarme. No es que quiera morirme, al menos no aún. No es que tenga tendencias o pensamientos suicidas. Pasa que siento muy intensamente la seguridad acerca de lo que me sorprendo pensando. Es decir, no pienso en la muerte. Simple y llanamente, llega el zoom de "me voy a morir este año" y me lo creo en automático. ¿Por qué? No lo sé, probablemente sea un residuo del pensamiento mágico que todos conservamos en algún lugar de la memoria.
          En fin. Me consuela saber que estas sensaciones no son exclusivas del que escribe, sino que es experimentada por, aproximadamente, el 60 % de la población del planeta. Tal vez aún tenga esperanza en el futuro. Tal vez sobreviva al 2008. O tal vez, sólo tal vez, sea un reajuste en la Matrix. En la matrix.

5 comentarios:

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

este post quiero tomarlo como una mala broma y supercheria siendo honesta a veces hepensado en la muerte pero no como un acontecimiento que este a la vuelta de mi corta vida... aun es corta je

al menos no se sugestiona porque yo si soy una hipocondriaca profesional ademas de azotada y toquemos madera me quedaria sin uno de mis amores platonicos.

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

a mi ya me dejo huella.

Georgina Muñoz Martínez dijo...

Yo creo que se trata de un día en la vida en el cual te das cuenta que algo de tu psique o de tu personalidad se transformará. También creo que algunos nos damos cuenta de la inminencia de la muerte hasta que ya somos grandecitos (pasados los treinta años), antes sólo atrapamos polvo y vientos.

El Iglú por Andrés García. dijo...

Una vez escuché de un psicólogo que el deja-vú lo propiciaban ciertas dietas.Quien sabe.Prueba comiendo más verduras.

El Corsario Negro dijo...

¿Morirte?

No, no nos vamos a morir.

Recuerda que somos inmortales, mientras nosotros somos, la muerte no es, y cuando la muerte es, nosotros no somos.

Aparte, en particular, yo no voy a morir (me parece de mal gusto).