lunes, diciembre 04, 2006

Sacudir el polvo

Por la mañana,
cuando el ronronear de los autos me confunde los tímpanos,
los niños son arrastrados a la escuela,
las sábanas se desperezan y notan las ausencias,
me doy cuenta, que a pesar de todos los pronósticos,
sigo vivo.

Mis gatos miran para todos lados
ella saca la cabeza del cesto de ropa sucia
él intenta mostrar algún interés
    pero enseguida corrige y se acurruca nuevamente.

El café huele bien
los párpados holgazanean,
una imbécil anuncia en las noticias
con una sonrisa que me insulta
la muerte de niños en una guerra que no les pertenece
("Enseguida mostraremos las chichis de Britney").

Me duele el cuello
y el corazón se queja.

Bostezo.
El mundo es el mismo.
Y yo sigo esperando lo de siempre.

1 comentario:

Yomi dijo...

Buscando una imagen de locura" topé aquí, qué raro...a pesar de que esperamos algo diferente, de tanto esperar, se hace costumbre esperar lo de siempre...aunque escuchemos y veamos lo trágico con una sonrisa como si fuera algo extremadamente genial, no -puedo- esperar algo distinto, sólo los días nublados...como los de siempre...

[perdón no pude evitar el coment]

--perdóneseme la dislexia--