lunes, febrero 15, 2010

Domingo peliculero


La zona de Rodrigo Plá (2007) es uno de los filmes mexicanos más intensos que me ha tocado ver en los últimos años. A pesar de padecer del mal endémico del cine latinoamericano de tardar demasiado en plantearse el conflicto, a medida que la película toma un ritmo en continua aceleración, éste se mantiene y consigue retratar una cuestión que es más que sensacionalismo puro. "La zona" es un conjunto residencial exclusivo que se ubica a un lado de una de las zonas más miserables de la ciudad de México. Durante una tormenta, tres jovencitos de la zona marginal entran a la zona residencial y, sin planearlo, asesinan a una de las residentes. Los demás habitantes deciden hacer justicia por propia mano, al prever que la justicia externa, la de la policía, es demasiado corrupta e ineficaz (o sea, como es). Sin embargo, las cosas se salen de control y dan lugar a una de las escenas más intensas del cine mexicano. La premisa de la justicia por mano propia va creciendo en suspenso mientras el metraje avanza. La película marca una línea ascendente hasta llegar al final, un tanto anticlimático pero que ha dejado de importar. En una sociedad tan notoriamente enfrentada por la desigualdad en el reparto de las oportunidades y la riqueza, esta película resulta más que interesante.

Chan-wook Park es uno de los cineastas contemporáneos que más respeto tiene por los espectadores, y uno de los pocos que consigue mantener la tensión y la atención de principio a fin de sus obras. En Gongdong gyeongbi guyeok JSA (Zona de riesgo, Corea del Sur, 2000) plantea cómo las fronteras, el enfrentamiento y la separación de una patria trae consecuencias que chocan con la naturaleza generosa de los hombres. La soledad rima con la amistad que establecen cuatro soldados apostados en la zona fronteriza de Corea. Sin embargo, ocurre un doble asesinato y las pistas son confusas, por lo que una fuerza neutral tiene que mediar para resolver el conflicto que puede orillar a una declaración de guerra de los dos países. Una cinta que, más allá de su consistente guión y de su impecable dirección, deja para reflexionar acerca de lo que nos caracteriza como humanos, tanto desde lo positivo como desde el lado contrario. Muy recomendable thriller de Mr. Venganza.

Soy fan de Jack Black. Del personaje que Jack Black representa en todas sus películas. En Tenacious D in The Pick of Destiny (Liam Lynch, 2006), dos metaleros fracasados emprenden una odisea para conseguir "la plumilla del destino", un aditamento que los hará la banda más poderosa del mundo, ya que el artefacto está hecho con un colmillo del mismísimo demonio. Mucha parodia y amor al rock puede sentirse en esta cinta que alude a la amistad como uno de los factores esenciales del triunfo. Curioso ver a Tim Robbins en el papel de un metalero viejo, fracasado y lisiado. Para relajarse.

Finalmente, una película que escarba profundo en la aversión de la sociedad actual alrededor de la idea del loser. En School for Scoundrels (Todd Phillips, 2006), un grupo de perdedores en diversos aspectos [resalta la presencia de relleno de Jim Parsons, el Sheldon de The Big Bang Theory] siguen las instrucciones del Dr. P para convertirse en "leones" que sobrevivan en la injusta sociedad que les tocó vivir. Sin embargo, el protagonista (John Heder), después de ser traicionado por su profe, consigue superar los obstáculos puestos por su abusivo preceptor e invertir los papeles. Para desconectarse el cerebro antes de disfrutarla.

1 comentario:

Jolie dijo...

esas tardes de domingo ... quien te viera. Se me antojo la primera
...

y hubo palomitas?