miércoles, diciembre 09, 2009

Suadero

1 comentario:

Jolie dijo...

Muy pocos tienen el privilegio de comprender la naturaleza gatuna. Extravagantes, desalmados y traicioneros para la mayoría, estos seres, sin embargo, son y han sido objeto de adoración y respeto por parte de innumerables culturas desde los comienzos de la humanidad. Quizás se deba a su innegable inteligencia, a su astucia o a su independencia. Tal vez la causa radique en su misterio esencial, en el enigma de su mirada fija.

Inútil tratar de develar su secreto: entre los gatos existe un pacto de absoluto silencio...del mutismo bigotón y sigiloso.

tu tienes buenos bigotes?