lunes, octubre 05, 2009

Entrar a la cueva del dragón


Después de mucho tiempo (en términos literales, varios años; en términos inmediatos, varias semanas de trámites), finalmente llegó el momento de presentar la defensa oral de mi tesis de grado para optar por la Maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad Nacional. Hay emoción, hay nervios, a pesar de que se pinta como un trámite amable, uno nunca sabe. El sínodo está enterado. Sínodo de lujo: la Mtra. Norma de los Ríos, la Mtra. Hortensia Moreno, el Dr. Horacio Crespo, la Dra. Elvira Hernández y el Dr. Andrés Kozel. Así que el día de mañana, a las 17 horas, en el Recinto Simón Bolívar (¿podía haber mejor lugar para un latinoamericanista?) de la Facultad de Filosofía y Letras la hora habrá sonado y la suerte será echada. Quien quiera acompañarme en el traspaso del umbral, será bienvenido.

4 comentarios:

victor Jurado dijo...

Jajá jajá, y ja. Siempre estos finales anunciados son como las piedras que uno carga en la mochila, pesan pero no estorban al sacudir el costal corre uno el riesgo de caer con las arenas que juntamos tras dormir mucho en aquellas playas encantadas.

Mañana la universidad te dará tu licencia de maestro, para algunos es un papel más; -yo considero que no es solo una cartulina para la ego-teca de tu salón de trofeos de caza.

Compromiso personal que has fabricado en tu trayectoria, una gran responsabilidad para un gran talento en hora buena.

Y si, me da envidia, ya que yo soy un Huevon Magistral…

Jolie dijo...

este es un aviso oportuno! de las suertes la mejor es la echada


digo...


estoy diciendo sandeces lo bueno es que en su exámen de grado nadie tiene tanta suerte como ellos que podrán verlo!


besos y abrazos!

El Corsario Negro dijo...

Toda la suerte del mundo, aunque espero no la necesites...

pvot?.. dijo...

que onda, cómo te fue? cuenta cuenta
muchas felicidades
en hora buena :)