viernes, noviembre 21, 2008

Terapia de limpieza

Mi comportamiento fisiológico de los últimos días ha sido errático. Me duermo muy temprano, despierto en la madrugada. No puedo volver a dormir. La Manchas se ha hartado de mí y ahora duerme en la sala. Pero llega exacta a las 5.15 am para reclamar su ración de croquetas geriátricas que una veterinaria (que sabe lo que hace, la Manchas no ha tenido ninguna crisis desde el día que le diagnosticaron leucemia viral) le recetó por ruquita. El Suadero es cool y duerme con su tranquilidad de eunuco envidiable.
En cambio yo, me sorprendo a las 3 am. prendiendo la tele para ver que logro cazar. Me han ocurrido buenas cosas. El otro día me tope con Sideways. Me gustó tanto que terminé de verla antes de caer en la duermevela de la segunda madrugada (cuando se pone más oscuro).

Soy Miles, sin barba y con más pelo arriba.

En una madrugada distinta me topé con otra cinta navideña, interesante, sobre un tipo con exceso de buena suerte, pero con una familia de ésas que uno no pone como ejemplo: 29th Street. En fin, que por no dejar, también terminé de verla.

Tener buena suerte y, además, ser demasiado listo.

El caso es que esta madrugada no había nada interesante y lo que hice fue ponerme a limpiar mi cuarto. Entre otras cosas porque el polvo, los periódicos atrasados, los libros terminados y que no habían regresado a la biblioteca, la ropa sucia que tiene que esperar al fin de semana para la lavandería, la ropa limpia que había que doblar y/o planchar, los dvd's fuera de su cajita. En fin, que entre sacudir, acomodar, guardar, acomodar, mover, enrollar y demás, se me fue toda la mañana. Era urgente la limpieza porque doña Magos (véase foto en la parte inferior), se rompió un pie bajándose de un micro y no ha ido en casi un mes.

Doña Magos, en su época de actriz en Apocalypto
La idea es que hacer la limpieza resultó una terapia para el que esto escribe. Pude ver un poco de más orden y me sentí útil y no un bulto tirado entre las sábanas. Mi recámara luce habitable y los cocodrilos fueron expulsados del baño. Cuando terminé emití un enorme suspiro. Si mi ánimo sigue como hasta ahora, seguro terminaré limpiando hasta las líneas que dividen los mosaicos de la regadera.

4 comentarios:

victor Jurado dijo...

por desgracia en la noche nadie se entera de como lo pasa uno los otros suponen tantas cosas que ninguna es real, el ego al servicio del pueblo se siente un mucho triste, por desgracia nadie ve lo que pasa en noche y que bueno, siéntate junto a la venta y escucha no lo que suena cerca pon atención y entenderás de lo que hablo.

se mas irresponsable e invéntate un oficio donde la noche sea tu testigo, pinta, tapiza un sillón, construye aviones de papel un oficio donde experimentes las vidas del otros.

sino duermes convierte en espía y entérate de la vida de tus vecinos

v dijo...

yo tanpoco duermo podemos hacer un grupo de auto ayuda jajajaja

Anónimo dijo...

que tal, podria hacerme participe de su grupo de auto ayuda? yo despierto a las 2 am y a las 4 a m para uds, a las 12 y a las 2 a m, chance y via mail o telefonica nos conectamos, en cuanto atiendo a Melissa comienzo a imaginar...,y yo sin querer me invente un oficio, hago origamis que copio de un libro.

enrollador de manguera dijo...

A mi también me pasa un poco eso...me despierto y después no me vuelvo a dormir pasada una hora!! Lo que hago ahora es hacer deporte por la noche...y al estar más cansado me cuesta menos dormirme. Un saludo!