viernes, noviembre 09, 2007

De los güevitos


¿De verdad hay tanta gente que sepa escribir bien? Más aún, ¿hay mucha mucha gente que pueda fabular historias y mantener la tensión de esa historia lo suficiente para tener a millones de personas completamente atentas en incontables sitios del mundo? ¿Por fin se va a hacer justicia con el papel que los escritores tienen dentro de la monstruosa industria del entretenimiento audiovisual?
          Me puse a pensar, después de leer esto ayer:
Los Ángeles, 7 de noviembre. El rodaje de la exitosa serie de televisión estadunidense Esposas desesperadas será interrumpido debido a la huelga de los guionistas de Hollywood, que este miércoles cumplió su tercer día, informó el medio especializado en el espectáculo Variety. Según el sitio Internet de la publicación, el equipo de la serie, actualmente en su cuarta temporada, “grabará su último libreto disponible antes de que termine la semana”. El rodaje del martes se vio perturbado por huelguistas, añadió la misma publicación. Una media docena de series en total deberá suspender sus rodajes en los próximos días, precisó Variety. Diversos talk shows nocturnos, que dependen de guiones escritos en el día, ya dejaron de transmitirse. Los guionistas de cine y de televisión estadunidenses comenzaron el pasado lunes un paro indefinido de labores, luego del fracaso de las negociaciones sobre el reparto de las ganancias por las ventas de programas en dvd y nuevas plataformas tecnológicas. La consigna de huelga, por primera vez en cerca de 20 años, se produjo después de más de tres meses de negociaciones infructuosas.
Parece que, ahora sí, los escritores tienen agarraditos de los huevos a los dueños de una de las industrias más lucrativas y poderosas del planeta. Habrá que ver cómo consiguen materializar ese poder. Que no sea sólo en más dinero a sus particulares cuentas. Que puedan incidir sobre el producto final si no están de acuerdo con lo que ellos crearon. Lo que parecía imposible, ocurrió: la letra, después de mucho tiempo de sumisa observación tiene mordiendo el polvo a la poderosa imagen.

No hay comentarios.: