domingo, agosto 09, 2009

¿Qué queremos? ¿Qué quieren?


He's Just Not That Into You (EU/Alemania/Holanda, Ken Kwapis, 2009)
.

Se podría decir que esta cinta está en sintonía con textos tipo Las mujeres son de Venus..., y sin embargo, sería exagerar un poco y, al mismo tiempo, quedarse corto. Con un casting que sólo Woody Allen (nomás vean: Jennifer Aniston, Jennifer Connelly, Scarlett Johansson, Ben Affleck, Drew Barrymore, Kris Kristofferson, Luis Guzmán), el director Ken Kwapis consigue armar un entramado que avanza lento y previsible, pero con buenos momentos.
         La historia narra la vida de varios veinteañeros-treintañeros en relaciones estables o en búsqueda frenética de éstas. Los esfuerzos que se realizan para tratar de entender al otro sexo y los fracasos que se encuentran en el camino. Las ideas fijas que se inculcan desde la niñez hasta que es imposible desafferrrarse de ellas y continúan acompañándonos casi hasta el final de nuestros días. La falacia de que todos pueden tener su final feliz, sin que esto sea verdaderamente necesario. Felicidad en el amor no sospechado, felicidad en la autoestima recuperada, felicidad en el rompimiento, felicidad en la soledad, felicidad en el matrimonio, felicidad.
         Y es que esta fábula contemporánea, de manera optimista, encuentra la forma de quedar bien con todos sus personajes, de darles ese hálito de esperanza necesario para que el espectador crea, a partir de su identificación con alguno de los personajes, que la felicidad es posible. Pero también, que la individualidad es humana e irrenunciable. No hay fórmulas, no hay certezas, no hay planes infalibles.
         Envidia enorme que el personaje interpretado por Bradley Cooper tenga que elegir su mujer ideal entre los personajes de la Connelly y la Johansson, con respectiva revolcada a ambas. Al final queda solo, pero, también, feliz.
         Una película que no tiene grandes honduras, profundidades o significados. Pero que nos recordarán alguna cuestión en la que hemos estado involucrados. A fin de cuentas, la cinta contribuye a seguir programando esas ideas fijas que supuestamente cuestiona: la felicidad existe, es posible obtenerla y está donde menos te lo esperas. Ajá.

3 comentarios:

Alfredo dijo...

No recuerdo quién es el autor de la frase esa que dice que la vida es lo que nos va ocurriendo mientras nos empeñamos en hacer planes para otra cosa. Algo de eso parece que ocurre en esa película a la que tendré que echarle un vistazo.

Un saludo.

pvot?.. dijo...

Nada de pensamiento, nada de reflexión, nada de análisis,

nada de cultivarse, nada de intención:

deja que se resuelva solo
KOAN

Jolie dijo...

y justo lo mas simple, como pelis como esta a veces nos brinda ese halo de esperanza?

deje de ver comedias románticas por alguna razón...