jueves, octubre 04, 2007

Un knock-out de Cortázar


Los cuentistas inexpertos suelen caer en la ilusión de imaginar que les bastará escribir lisa y llanamente un tema que los ha conmovido, para conmover a su turno a los lectores. Incurren en la ingenuidad de aquél que encuentra bellísimo a su hijo, y da por supuesto que los demás lo ven igualmente bello. Con el tiempo, con los fracasos, el cuentista capaz de superar esa primera etapa ingenua, aprende que en literatura no bastan las buenas intenciones. Descubre que para volver a crear en el lector esa conmoción que lo llevó a él a escribir el cuento, es necesario un oficio de escritor, y que ese oficio consiste, entre otras cosas, en lograr ese clima propio de todo gran cuento, que obliga a seguir leyendo, que atrapa la atención, que aísla al lector de todo lo que lo rodea para después, terminado el cuento, volver a conectarlo con su circunstancia de una manera nueva, enriquecida, más honda o más hermosa. Y la única forma en que puede conseguirse ese secuestro momentáneo del lector es mediante un estilo basado en la intensidad y en la tensión, un estilo en el que los elementos formales y expresivos se ajusten, sin la menor concesión, a la índole del tema, le den su forma visual y auditiva más penetrante y original, lo vuelvan único, inolvidable, lo fijen para siempre en su tiempo y en su ambiente y en su sentido más primordial.

Pienso que el tema comporta necesariamente su forma. Aunque a mí no me gusta hablar de temas; prefiero hablar de bloques. Repentinamente hay un conjunto, un punto de partida. Hice muchos de mis cuentos sin saber cómo iban a terminar, de la misma manera que no sabía lo que había en la popa del barco de Los premios, y eso vale para todo lo que he escrito.

Es lo que me interesa más: guardar esa especie de inocencia -una inocencia muy poco inocente, si usted quiere, porque finalmente soy un veterano de la escritura- como actitud fundamental frente a lo que va a ser escrito.

No sé si usted ha hecho la experiencia, pero hay escritores que proyectan escribir un libro y se lo cuentan a usted en detalle, en un café, todo está listo, todo planteado: cuando lo escriben, generalmente es un mal libro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

...volver a la inocencia de "Don Tejon" y mezclarlo con la madurez ganada con los a;os...el resultado...un cuento tuyo que no solo se lee...se siente en el estomago.

La recompensa tu la conoces, el lector tiene la suya.

La Maga

María Elena Flores Félix dijo...

Me gusta esta entrada porque precisamente ahora comienzo a aprender a escribir cuento. Conmover al público con lo que nos conmueve, tiene que ver, en parte, y pienso, con la otredad. Debemos salir de nosotros, y mirar desde el lector, el escucha, el espectador, saber quiénes somos en esta humanidad, tratando de conocer a la humanidad misma; conocerse a través de los otros. Un ejercicio de reciprocidad.
Agradezco la entrada, porque me hace reflexionar, y conmoverme en el ejercicio de la escritura